Antecedentes

Durante la Tercera Asamblea de la AMIJ en 2008, se aprobó el 7 de marzo, fecha que representa la conmemoración de la instauración en 1815 del Supremo Tribunal de Justicia para la América Mexicana en Ario de Rosales, Michoacán, como el marco para conmemorar el Día del Juzgador y Juzgadora Mexicanos.

Así, dicha fecha cumple con el doble propósito del reconocimiento a la dignidad de los juzgadores y juzgadoras en virtud de su importante función y la relevancia de su encargo, a la vez que recuerda el compromiso ético para con la sociedad e insta al mejoramiento continuo y la excelencia, pues no puede entenderse la dignidad reconocida a esta función jurisdiccional sin el correspondiente compromiso.

Desde entonces, cada 7 de marzo la AMIJ realiza un evento para conmemorar el Día del Juzgador y Juzgadora Mexicanas. Dicho marco se ha aprovechado para hacer reconocimientos a personas impartidoras de justicia que se han destacado por su labor. Así se constituyeron los llamados “Premios AMIJ”.

Las personas galardonadas son propuestas por cada uno de los Apartados integrantes de la AMIJ, de acuerdo con los criterios contenidos en los lineamientos aprobados por el Comité Directivo, los cuales cumplen la finalidad de establecer reglas claras y permitir que todos los apartados integrantes pudieran reconocer trayectorias de vida al servicio de la justicia.